LOS DIBUJITOS
La autora no sabe dibujar casi nada de nada, así que tuvo la idea de hacer ella las fotografías de mi historia y encargarle los dibujitos a su hijo Otto. ¡Menos mal! Luego, Mostassa Estudi le ayudó a unirlo todo.